Glass, las gafas inteligentes de Google se desinfla

Imprimir Enviar

Ni los desarrolladores de Glass creen en las gafas inteligentes de Google. En los últimos seis meses varios empleados de Google que trabajaban en el proyecto Glass abandonaron la tecnológica. Por su parte, el gigante de internet reiteró su compromiso con el proyecto.

google glass

Si se hubieran vendido 200 millones de Google Glass, habría una perspectiva diferente. FOTO: Reuters

El Confidencial

Fueron presentadas al público hace tiempo ya, pero sigue sin saberse cuándo saldrán a la venta. Han pasado dos años desde que Google anunció sus gafas inteligentes y desde entonces sólo hemos podido verlas a unos pocos afortunados que han pagado una fortuna para tener una versión beta que no es capaz de hacer prácticamente nada. El tiempo sigue pasando y parece ser que ni los desarrolladores creen en ellas.

Según han explicado a Reuters fuentes cercanas a Google, la salida de Google Glass al público podría retrasarse hasta 2015. Pero lo peor de todo no es la demora, sino que muchos desarrolladores han perdido interés en el dispositivo. De 16 creadores de software que fueron consultados, sólo siete continúan trabajando en sus proyectos.

Si se lo están preguntando, el resto abandonó debido a la falta de consumidores y a las limitaciones del propio dispositivo. La mayoría consultada reconoció que el fracaso del proyecto se debía a que tanto ellos como el público en general habían perdido el entusiasmo inicial que suscitaba Google Glass, tratadas finalmente como un experimento.

“Si se hubieran vendido 200 millones de Google Glass, habría una perspectiva diferente, pero en este momento no hay mercado”, dice Tom Frencel, responsable de Little Guy Games, una de las compañías que desarrollaba una aplicación para las gafas. El pasado 15 de abril Google puso a la venta por un día algunos modelos de sus gafas a un precio de 1.500 dólares la unidad.

Las bajas dentro del proyecto Glass

Por si esto fuera poco, en los últimos seis meses varios empleados de Google que trabajaban en el proyecto Glass abandonaron la tecnológica. Entre los nombres más importantes destaca el de Babak Parviz, jefe de desarrollo; Adrian Wong, jefe de ingeniería eléctrica; y Ossama Alami, jefe de relaciones con desarrolladores.

Por su parte, Google reiteró su compromiso con el proyecto. En este sentido, Chris O’Neil, encargado del área de operación de negocios de la compañía, aseguró que “seguimos creyendo en el potencial de los wearables, y de Glass en particular”.