Todo listo para el lanzamiento del satélite brasileño CBERS-4

Imprimir Enviar

El equipo, el quinto desarrollado en conjunto por Brasil y China, debía ser lanzado en diciembre de 2015 pero luego de la falla de CBERS-3, fue adelantado en un año. Está equipado con cuatro cámaras que ofrecen resoluciones y desempeños geométricos y radiométricos mejores que las de los anteriores satélites.

Satélite CBERS-4

Satélite CBERS-4

emol.com

Las autoridades brasileñas anunciaron que concluyeron prácticamente todas las etapas necesarias para el lanzamiento al espacio de un nuevo satélite de observación terrestre, que será el quinto de los desarrollados conjuntamente por Brasil y China.

El satélite CBERS-4, que será lanzado desde la base aeroespacial Taiyuan Satellite Launch Center de China el próximo 7 de diciembre, ocupará el lugar de otro que fue puesto en órbita el año pasado y que no alcanzó su objetivo por un problema durante la fase de lanzamiento.

Una de las últimas fases de preparación, la instalación del satélite en el tercer nivel del cohete lanzador Longa Marca 4B, fue concluida el miércoles, informó el gubernamental Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil.

“El conjunto montado será trasladado a la torre de lanzamiento y acoplado a los otros niveles del Longa Marcha 4B”, según un comunicado del Instituto.

El lanzamiento del CBERS-4 estaba previsto para diciembre de 2015 pero la operación fue anticipada en un año debido a la falla en el cohete chino que provocó la pérdida del CBERS-3 en diciembre de 2013.

“La anticipación fue un desafío adicional para los equipos de Brasil y China, que demostraron gran competencia en la preparación del CBERS-4 en conformidad con las rígidas especificaciones técnicas de un proyecto espacial de este tamaño”, dijo hoy el director del INPE, Leonel Perondi, en una rueda de prensa.

El funcionario agregó que los técnicos de los dos países realizan actualmente los últimos ajustes para el lanzamiento del satélite, el último de los cuales está previsto para el domingo.

“La imposibilidad de realizar reparaciones en órbita hacen imprescindibles las rigurosas pruebas para simular en Tierra todas las condiciones que el satélite enfrentará desde su lanzamiento hasta el final de su vida útil”, aseguró el especialista al referirse a las diferentes pruebas de resistencia.

Agregó que en el último año ambos países realizaron esfuerzos para identificar las fallas que provocaron la pérdida del último satélite para realizar los ajustes necesarios y garantizar el funcionamiento del quinto aparato conjunto.

“Fue realizado un estudio; detectado el problema y producido un diagnóstico. Hicimos las correcciones necesarias y calificamos el sistema para que esté robusto. La seguridad es suficiente para realizar el lanzamiento”, según Perondi.

El director del Instituto aseguró que el mayor riesgo era no cumplir los plazos acordados para adelantar el proyecto pero aclaró que todos los desafíos fueron superados y el cronograma cumplido en su totalidad.

Los satélites del CBERS cuentan con poderosas cámaras que permiten ambos países acceso a imágenes de alta resolución para proyectos como la vigilancia de la deforestación y de la expansión urbana, así como para aplicaciones agrícolas y ambientales.

Mediante el CBERS, un proyecto de cooperación especial con dos décadas de historia, Brasil y China han desarrollado y lanzado tres satélites (CBERS-1, CBERS-2 y CBERS-2B), a los que pretendían sumar el CBERS-3 para sustituir el CBERS-2, colocado en órbita en octubre de 2003 y que dejó de funcionar en 2010.

Ambos países también acordaron el lanzamiento de un sexto aparato, el CBERS-4B, en exactos tres años, que es la vida útil proyectada para el aparato que será lanzado la próxima semana.

El CBERS-4 está equipado con cuatro cámaras que ofrecen resoluciones y desempeños geométricos y radiométricos mejores que las de los anteriores satélites.

Una de las cámaras, la de Imágenes de Resolución Mediana (MUX), fue totalmente desarrollada y producida en Brasil y tiene una resolución de 20 metros.