Obama firmará ampliación de santuario marino en el océano Pacífico

Imprimir Enviar

El Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, es un área de especial interés porque la ciencia ha demostrado que grandes áreas marinas protegidas pueden ayudar a reconstruir la biodiversidad, apoyar a las poblaciones de peces, y mejorar la capacidad de recuperación del ecosistema global.

santuario marino

En el área protegida, estará prohibido cualquier tipo de extracción de recursos submarinos y pesca comercial

Prensa Latina

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmará una proclama que amplía el Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, convirtiéndose en el mayor santuario marino del planeta.

Un comunicado emitido por la Casa Blanca explica que en el área protegida, que se ampliará seis veces su espacio actual, estará prohibido cualquier tipo de extracción de recursos minerales submarinos y pesca comercial, aunque se mantendrá la pesca tradicional y recreativa.

El Gobierno anunció por primera vez el plan de Obama en junio pasado, que expandiría el proyecto en un área de cerca de 1,2 millones de kilómetros cuadrados, por las zonas marinas que rodean siete islas y atolones tropicales controladas por Estados Unidos en el centro-sur del Océano Pacífico.

Para la conservación de esta zona, se prevé el aporte de pescadores profesionales, científicos y expertos en conservación.

Las nuevas áreas protegidas incluirán más de 130 focos de biodiversidad que son el hogar de especies marinas únicas, e incluye tortugas y mamíferos marinos.

El comunicado emitido por la Casa Blanca reafirmó que el Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, es un área de especial interés porque la ciencia ha demostrado que grandes áreas marinas protegidas pueden ayudar a reconstruir la biodiversidad, apoyar a las poblaciones de peces, y mejorar la capacidad de recuperación del ecosistema global.

Estudios recientes confirmaron que el cambio climático está provocando un alza del nivel de los mares y un aumento de la temperatura de los océanos, por lo que estas modificaciones pueden afectar a los arrecifes coralinos y obligar a ciertas especies a migrar de sus espacios naturales.