La aspirina reduce el riesgo de desarrollar cáncer prostático

Imprimir Enviar

El uso de una dosis baja de aspirina bloquea la metástasis al inhibir los niveles de COX-1 de las plaquetas y la biosíntesis de la prostaglandina E2 (PGE2) a través de la inhibición de la vía COX-2

aspirina

El uso de aspirinas y/o AINE redujo un 14 por ciento el riesgo de desarrollar el cáncer

Megan Brooks | Reuters

NUEVA YORK (Reuters Health) – Tomar aspirinas u otros antiinflamatorios no esteroides (AINE) reduce el riesgo de desarrollar cáncer prostático, según sugiere un nuevo estudio.

Los resultados “respaldan la hipótesis de que los antiinflamatorios tendrían un papel biológico en el control de la aparición del cáncer de próstata”, dijo por e-mail la doctora Adriana Vidal.

Aun así, todavía se necesitan evaluaciones prospectivas formales en ensayos clínicos aleatorizados.

Vidal, de la División de Urología de la Facultad de Medicina de Duke University, Durham, Carolina del Norte, presentó los resultados en la decimotercera Conferencia Internacional Anual sobre Fronteras en la Investigación de la Prevención del Cáncer de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer (AACR, por su sigla en inglés) que se realiza en Nueva Orleans.

El equipo de Vidal estudió a 6.390 hombres con alto riesgo de desarrollar el cáncer que participaban en el ensayo clínico REDUCE sobre el uso del fármaco dutasteride para reducir el riesgo de padecer la enfermedad.

Los resultados del REDUCE se publicaron en el 2010 en New England Journal of Medicine.

Los hombres tenían entre 50 y 75 años, valores de PSA de entre 2,5 y 10 ng/mL, y una biopsia negativa dentro de los seis primeros meses de estudio. A todos se les realizaron biopsias de la próstata a los dos y cuatro años, independientemente del valor de PSA.

En cuatro años, el uso de dutasteride redujo el riesgo de desarrollar cáncer prostático detectado con biopsia y mejoró los resultados asociados con la hiperplasia prostática benigna.

La mitad de los participantes nunca había tomado aspirinas y/o AINE, el 21 por ciento había tomado aspirina, el 18 por ciento había utilizado otros AINE y el 11 por ciento había tomado aspirina y otros AINE.

El uso de aspirinas y/o AINE redujo un 14 por ciento el riesgo de desarrollar el cáncer. Tras considerar los factores confundentes, el uso de esos fármacos redujo un 13 por ciento el riesgo de padecer la enfermedad y un 17 por ciento el riesgo de padecer cáncer de próstata de alto grado. No hubo relación alguna con la aparición del cáncer prostático de bajo grado.

Vidal dijo que ese efecto aparentemente protector era similar en los hombres de Europa y América del Norte, como así también en los usuarios de dutasteride y placebo.

“Es importante destacar que (el estudio) no nos permite asegurar que la aspirina previene (o) reduce el riesgo de padecer cáncer de próstata. Lo único que podemos decir con estos resultados es que ambos están asociados”, dijo el doctor James Marshall, vicepresidente senior de prevención del cáncer y ciencias de la población y presidente del Departamento de Prevención del Cáncer y Ciencias de la Población, Instituto del Cáncer Roswell Park, Buffalo, Nueva York.

Un estudio presentado en la conferencia de la AACR sugiere que una dosis baja de aspirina reduciría el riesgo de desarrollar metástasis y morir al inhibir las vías COX-1 y COX-2.

El doctor Pierre Massion, profesor de medicina y biología del cáncer de la Facultad de Medicina de Vanderbilt University, Nashville, Tennessee, publica evidencia de que el uso de una dosis baja de aspirina bloquea la metástasis al inhibir los niveles de COX-1 de las plaquetas y la biosíntesis de la prostaglandina E2 (PGE2) a través de la inhibición de la vía COX-2.

Massion declaró mediante un comunicado de prensa oficial que “eso indica que en el nivel celular, la aspirina no es selectiva de la plaqueta, pero también podría bloquear la COX-2 en los cánceres”.