Argentina lanza su primer satélite de telecomunicaciones

Imprimir Enviar

Argentina se suma al selecto 'club' de países que producen este tipo de satélites y será lanzado en el cohete Ariane 5 desde la base espacial Kourou de la Guayana Francesa.

satelite arsat 1 argentina

satelite arsat 1 argentina

EFE

Tras un trabajo de siete años, el ArSat-1, el primer satélite de telecomunicaciones diseñado y fabricado en Argentina será puesto en órbita esta jornada a casi 36.000 kilómetros de altura desde la Guayana Francesa, un lanzamiento que sus creadores aguardan “con ansiedad”.

“Es un hito”, dijo a Efe Vicente Campenni, subgerente general de Invap SE, empresa responsable del diseño y fabricación del ArSat-1, un satélite de tres toneladas de peso que brindará servicios de televisión, telefonía, datos e internet.

Según Campenni, hasta este momento Argentina contaba tan sólo con “tecnología para fabricar satélites de órbita baja”, como el SAC-D, lanzado en 2011 para estudiar la salinidad del mar y detectar zonas de riesgo para incendios e inundaciones.

“Ahora las posiciones orbitales que tiene asignadas Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones podrán estar cubiertas por un satélite argentino”, señaló.

El proyecto germinó en 2007, con el plan nacional de comunicaciones “Argentina conectada”, que tenía como objetivo poner en órbita un satélite que permitiera “llegar a aquellas áreas del territorio nacional a las que es más difícil llegar con fibra óptica”, afirmó el subgerente de Invap SE.

Su cuerpo principal mide 2 metros por 4,4 metros y una vez en el espacio se desplegarán sus paneles solares, con los que alcanza los 16,42 metros de envergadura, y una antena de comunicaciones de 2 metros de diámetro.

A lo largo de estos años, cerca de 500 profesionales trabajaron en el diseño, la fabricación, los ensayos y la puesta a punto del ArSat-1, que será lanzado en el cohete Ariane 5 desde la base espacial Kourou de la Guayana Francesa entre las seis y las siete de la tarde (21.00 y 22.00 GMT).

De completarse con éxito el lanzamiento, el ArSat-1 gravitará a 35.786 kilómetros sobre el nivel del mar y en esa órbita los satélites dan una vuelta a la Tierra por día, es decir, su periodo orbital es igual al de la rotación del planeta.

“Para los satélites geoestacionarios la órbita está en el ecuador, por eso es muy difícil lanzarlo desde un lugar donde no esté cerca del ecuador”, explicó el científico sobre el lugar elegido para su lanzamiento.

De esta forma, “Argentina se suma al selecto ‘club’ de países que producen este tipo de satélites: USA, Rusia, China, Japón Israel, India y la Eurozona”, dijo en agosto pasado la presidenta argentina, Cristina Fernández, en su cuenta en la red social Twitter.